Biomedicina Molecular

La condición del paciente

La condición del paciente, su motivo de consulta y patología, resultan adecuadas para la instauración de este programa, el cual consiste en un programa de corrección y adecuación metabólica para eliminar aquellas condiciones que posee el paciente y que favorecen la expresión molecular oncogénica (pro desarrollo tumoral), aparición y crecimiento tumoral, invasión sanguínea y diseminación, depresión y/o inactividad inmunológica antitumoral, estrés oxidativo disfuncional, recuperando así vías cito moleculares alteradas por el proceso de Cáncer o terapias antineoplásicas previas y/o preparando al paciente para desarrollar de mejor forma las respuestas células inmunólogicas inducidas por Inmunoterapia celular adoptiva de Linfocitos T sensibilizados.

Este programa tiene un profundo y documentado impacto bioquímico, inmunológico, anátomo-patológico, regenerativo, terapéutico y es absolutamente inocua, sin los efectos colaterales de la terapia convencional, pudiendo incluso acompañarla, mejorando su eficacia terapéutica.

En esta fase terapeútica se consideran recursos tales como nutraceúticos, fórmulas ortomoleculares, ozonoterapia,hormonoterapia, medicina biorreguladora, terapia física, knt, y vías de aplicación endovenosa, intramuscular, endorectal, transtimpánica, intramuscular, etc.

El programas diseñado no asegura la cura del cáncer anterior, y esta orientado a permitir en los casos de peor prognosis, una sobrevida de hasta 4 veces (400%) mayor cuando se sigue el programa de Terapia Metabólica del Cáncer, comparado con el grupo de control, formado por todo paciente que consultó pero por diversos motivos no siguió el programa. Además, permite potenciar efectos de quimioterapia. En detalle, los efectos de esta fase terapéutica son:

Favorecer la pérdida de células cancerosas de todo tipo (reacción citolítica), sin dañar células sanas.
Potenciar el Sistema Inmunológico.
Inhibe la formación de vasos sanguíneos intratumorales.
Reducir la expresión de diversos oncogenes.
Reorganizar el patrón de sueño y ritmos circadiano.
Inhibir la cascada de reacciones inflamatorias.
Inhibir la proliferación celular anárquica y migración invasiva.
Proteger contra los efectos tóxicos de quimioterapia y/o radioterapia.
Reparar el tejido conectivo, reducir la degradación del colágeno y la matriz extracelular.

Esto se consigue mediante un un ciclo de tres meses y mecanismos de:

Bloqueo energético (cetosis)
Inhibicion competitiva (análogos estructurales no metabolizables)
Inhibicion enzimática

  • Considerando:
    • Cociente de encefalización. consideraciones alométricas de oncología.
    • Indice terapéutico personal en base a técnicas metabólicas.
    • Función de Gompertz; referida a bloqueo del crecimiento de tumores.